Sitio señalado para expresar la voz de los Señores Antiguos, cuya sede se encuentra en Arica-Chile.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Mare Nostrum p. IX

Arica – Chile                                                                                                                                                              16/01/11

Aguas quietas, sombras difusas, vestigios olvidados, Cayce anhela. Anhela surcar las extensas tierras que entre las aguas se expresan. Anhela volver a los designios antiguos y a las verdades gastadas.

Cayce se desvela, buscando el porqué de aquellas visiones torcidas, de aquellas verdades ajadas. Tiene la certeza que aquellas tierras de brumas y de sueños leves, son verdaderas, tan verdaderas como esta existencia.

Y entre visiones y olvidos, surca senderos de agua, contempla vastos Señores y tierras olvidadas.

Senderos que surgen del vacío y que al ayer vuelven. Senderos que llevan a tiempos seculares cuando eran vastas las tierras y leves las aguas.

¿Qué sucedió, qué se olvido?, se pregunta, una y otra vez, al contemplar aquellos territorios de sueño.

Y las tierras devastadas, y las sombras difusas, y los dioses olvidados, leves, responden:

– El ayer se volverá mañana, cuando regrese el 21:1.

Y comprende que se avecinan tiempos similares. Y comprende que es Moebius el que expresa los 32 senderos en cada 21:1.

…Y Cayce no olvidará lo que anheló. No olvidará aquellos tiempos y sueños. Jamás olvidará las voces y las sombras de aquellos dioses antiguos y extraviados.

Volverá a este signo y a esta tierra. Y relatará su travesía para que los que vengan después de él, los 32 senderos tracen correctamente.

Y regresa a su vida limitada, con la convicción de que su tarea es develar aquellas leyendas olvidadas.

Vuelve a este tiempo, se despereza, y contempla su habitación desordenada.

Afuera arrecia el viento y se escuchan voces y graznidos sordos.

Su señora golpea la puerta, nerviosamente, y le pregunta si está todo bien.

Cayce responde que todo bien se encuentra, luego toma una pluma y algunas hojas sueltas. Lenta y luego rápidamente, escribe para no olvidar. Y así las tierras, las sombras, las aguas, las visiones y los antiguos Señores ya no se olvidan…

Signos y trazos se extienden en las tierras que quedan más allá de Finis Terrae. Iréis a rescatar historias el próximo mes. Leyendas de Señores diversos, de tierras leves y de antiguos exilios. Relatos que el tiempo ha esfumado, pero que el Alicanto sabe.

Sabréis más de este asunto en el próximo contacto.

Sin más deciros, J 25 A.

No hay comentarios: