Sitio señalado para expresar la voz de los Señores Antiguos, cuya sede se encuentra en Arica-Chile.

jueves, 2 de febrero de 2017

Soledad p. V

Locumba – Perú                                                                                                                                                 30/10/16 

Tanto tiempo. Un olvido que es extenso, una senda que se desvía y una verdad que trasciende. Palabras vacías.

Vuelven al ahora, para salvaguardar lo que se gesta. Almas enlazadas, verdades que permanecen, anhelos que no desfallecen y una extensión para trazar lo que el 21:1 requiere.

Vuelven al ahora, para gestar vastas travesías, un Alma extensa, una versión que finaliza y una leyenda que permanece.

Vuelven al ahora, mas se explayan en otro sendero. Almas que han visto lo que vendrá. Almas que han surcado Tierras agónicas, horizontes gastados y verdades muertas. Almas que se exponen en el ayer para salvar lo venidero. Almas que gestarán vastas travesías para que el 21:1 no sea tan lastimero.

He visto lo que vendrá. He visto las vastas tierras asoladas. He surcado senderos de muerte, agonía y sangre. No queda nada. Todo se ha olvidado. Todo se ha esfumado. Los Videntes, los Infantes del Por-Venir, salvarán los ayeres, los Tiempos espaciados, las Tierras que todavía existen.

Vuelven al ayer, a un tiempo designado. Trazarán un alma y una leyenda en otro Tiempo. Les dirán «Katakos» (1). No serán hombres leves mas tampoco Hombres Extensos. Les temerán. Los perseguirán y apresarán. Los torturarán y desgarrarán, para evadir los Tiempos y las Tierras.

Un Katako sostiene la verdad, presiente lo venidero y visualiza lo que se extiende en otros horizontes y Tierras. Es un vértice, valor y vector de expansión sistémica.

También les dirán «Yōkais», porque les temerán. Sin embargo, son sólo almas que expresarán lo venidero.

Vuelven al ayer para trazar un exilio, para salvar los otros y más mañanas. Atravesarán la Puerta y verán Suriplaza a lo lejos. Se insertarán en la levedad, tomarán otras vestiduras, surcarán la árida Tierra y la verdad plasmarán.

Id e invocadlos. Invocad a los Videntes, a los Infantes del Por-Venir, a los que todavía no existen mas existen. Id e invocadlos, para que se vuelvan verdad y trascendencia, vector y vértice, aliento y anhelos.

Volved. Tomad otras vestiduras. Volved al ahora. Volved y haceos extensos.

El hombre Inmenso se explaya para evidenciar una verdad. La Tercera alma se traza y olvida. No existe otra verdad ni se gesta otro sendero. Así es y no hay más.

Volved y tomad otras vestiduras. Surcad las Tierras y Tiempos olvidados. Torced un exilio y salvad los axis milenarios. Volved al aquí y ahora.

Sin más deciros, J 25 A.

(1) Katako significa «Niño a medias».

SURIPLAZA

No hay comentarios: