Sitio señalado para expresar la voz de los Señores Antiguos, cuya sede se encuentra en Arica-Chile.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Otros Tiempos p. VI

Arica – Chile                                                                                                                                                              22/07/16

Infinito, extenso, levedad que se olvida, anhelos que surgen lejos y prestos. Fragilidad que se resquebraja para evidenciar designios y leyendas. En la soledad de los Tiempos, en las sendas gastadas, en las Tierras que menguan, se presiente lo que ha sido para expresar lo que será.

1905, 1925 y 1945 explican otras líneas y senderos, otros momentos e historias. Un trazo se diluye, mas otra versión se señala en todos los aquí y en todos los ahoras. Es viable elegir la mejor alternativa sistémica para evitar los páramos del exilio.

1965, 1985 y 2005 prosiguen ahora. Un alma de cada tiempo será la encargada de realizar las modificaciones necesarias en el sistema inmediato para evadir los Tiempos del Exilio. Evento que finalizará el año 2025.

Almas atadas a un Tiempo que surcan torcidas callejuelas, atardeceres gastados, noches insomnes, amaneceres solitarios; que presienten lo venidero, lo que es verdadero; que anhelan terminar con la miseria humana.

Visionarios, gestores de lo venidero, tejedores de anhelos y memorias, inmersos en el aquí y en el ahora, forjadores de elevados sueños, revolucionarios: los venideros Señores de la Tierra.

Gestaréis almas venideras. Trazaréis senderos más lejanos. Delinearéis otras rutas existenciales. Seréis aliento, verdad y presentimiento.

1965, 1985 y 2005 se definen en septiembre. En un sitio olvidado que existe entre Tiempos y Tierras, gestaréis otros Porvenires y otras Historias. Un anhelo, una memoria y una verdad enlazaréis, y lo que se ha escrito se reescribirá para expresar otro 21:1 y algo más.

Están a la deriva. Otros Tiempos y senderos surcan. Otros anhelos y memorias persiguen. Los olvidaron sin misericordia. En la soledad que mengua esperan, temerosos, acurrucados, silenciosos, que termine su travesía. Olvidan y recuerdan en perpetuo ciclo. Recorreremos su Tierra y Tiempo porque es menester. Torceremos sus ayeres y porvenires para que presientan sus ahoras. Nos volveremos su Sentencia para que sean más verdaderos. Trazaremos senderos alternos para que regresen del destierro. No es interferencia o intromisión. Está predicho, y lo predicho es anhelo que presiente y libera.

Despertad, surgid, proseguid. Sed lo que se os ha encomendado, para que Tierras y Tiempos se unifiquen.

Sois anhelos, memorias y travesías que se proyectan en el aquí y en el ahora.

Baquedano todavía espera y no olvida. Mas no hay relación entre lo ahora explicado y lo que allá se espera.

Algo se traza entre la penumbra y el amanecer, algo que pronto se develará.

Paralelo 42 Sur, 1971.

He visto lo venidero. Tiempos alterados y Tierras devastadas. He visto lo que mi alma niega. Pronto se avecina. Todo se perderá si la humanidad prosigue su actual devenir: el sendero de la Destrucción… Tierras alternas, Tiempos espaciados, Mundos intermedios, Moebius extenso. Una solución desesperada quizá. Torcer los ayeres y mañanas. Evidenciar otras Tierras y Tiempos. Enlazar almas extraviadas. Manifestarnos en otros. Trazar otros senderos. Volvernos sombra sin sombra, para que otros ayeres y mañanas existan. La verdad toca a la puerta, y no existe más.

La luz lo ciega. Fija su atención, mas solo oscuridad abarca. Mira sin mirar. Presiente en la soledad. 1965 lo define, mas se olvida en otras eras. Recuerda otros tiempos, historias inconclusas, fulgores que extasían. Toma un papel y redacta una nota: «Heme aquí, extraviado en el sin Tiempo. Regresaré, aunque la oscuridad se interponga. Un escritor no necesita ver. Un escritor contempla el mundo a través de sus palabras y obras.»

Aguas y Tierras ya están enlazadas. Recorreréis otras aguas un tiempo más. Nan Madol no se olvida ni tampoco lo que anhela en lejanas y gélidas Tierras.

Sin más deciros, J 25 A.


No hay comentarios: