Sitio señalado para expresar la voz de los Señores Antiguos, cuya sede se encuentra en Arica-Chile.

viernes, 12 de enero de 2018

Otros Tiempos p. V

Arica – Chile                                                                                                                                                              29/06/16

La Estación aguarda, anhela entre Tiempos y Tierras. Pronto llegará el tren. El hombre silente alza la vista y espera.

Lejos un horizonte que se desdibuja, aves en singular vuelo, hojas que se arremolinan y un silencio que inquieta. Fulgor que desfallece, anhelos que permanecen estancados, verdades a la deriva y una memoria que rehúsa el olvido.

La Estación aguarda, anhela a los que llegarán. Un tren lejano traza Tiempos, anhelos y sueños. Un fulgor marchito expropia tristeza. Almas enlazadas, torcidas o gastadas en eterna procesión. Un tren que traza verdades e historias pretéritas, leyendas confusas y anhelos inconclusos.

Trazo difuso, luego anhelo verdadero, pronto a arribar el tren que surca otras Tierras y Tiempos.

El hombre silente observa la lejanía. Entiende que su misión ha terminado. Pronto irá a otras Tierras y Tiempos para expresar un sentido y una misión.

Traviesas y rieles se extienden hasta el infinito. Verdades a trazar o presentir para salvar, enlazar, elevar o sincronizar Tiempos y Tierras.

La Estación aguarda, anhela un Tiempo y una Tierra, para evidenciar lo que su alma presiente.”

Almas y Sentencias van a la deriva. Tierras y Tiempos se mantienen espaciados. Misiones y valores aguardan sesgados. Hombres y objetos se presienten dispersos. Sin embargo, Tierras, Tiempos y situaciones se ordenan, vinculan o extienden, si se utiliza una simple progresión meta-matemática. Un Faro lejano, un lazo que ata Tiempos y Tierras, un alma integradora, una Sentencia expansiva, un Tren que traza, unifica y presiente lo que es verdadero.

Los Señores trazan rutas y senderos en Tierras y Tiempos desolados. Los Señores vinculan muchas líneas de vida o existencias. Los Señores se vuelven fulgores lejanos para supervisar o vigilar a los extraviados.

Senderos y rutas que almas y Sentencias surcan para llegar a la última Verdad.

Llamad a los extraviados. Presentidlos para que existan. Sentidlos para que se manifiesten. Trazadlos para que su alma sea más plena. Llevadlos a otras Tierras y Tiempos para que su verdad no mengue o se olvide. Miradlos fijamente y explicadles que su misión termina o principia.

El Longino aguarda, anhela. Tren que enlaza Tiempos y Tierras. Expresaréis un sendero para que almas y Sentencias regresen a su Tierra, Tiempo o motivación.

El Longino aguarda para llevaros a otras misiones y anhelos. Los mecanismos y engranajes permanecen prestos en Puerto Oscuro y en la olvidada Estación que existe en La Calera. Primer tramo para evidenciar lo que el alma presiente.

Cruzo el breve pasillo. Muchos pasajeros. Infinidad de historias y tristezas. Mujeres y hombres desgarrados que vagan sin rumbo por los antiguos vagones oxidados. Verdades que algún día se olvidarán. El Conductor me mira y esboza una sonrisa: «Queda mucho trayecto y sobra eternidad.»

A Río Seco volveréis para finalizar la misión. El trabajo será en el atardecer de los anhelos y no hay más oportunidad. Se requiere que los senderos del Agua y de la Tierra se enlacen, para iniciar la migración masiva que gestará un valor próximo al 21:1.

Está todo enlazado. Todo se explica en esta y otras líneas. El monje estará presente en la lejana Huantajaya, para trazar vita o morte. Lugar similar al Lazareto pero separado en el Tiempo.

Expresaréis otra geo-cronografía. Manifestaréis un mapa interexistencial que reconfigurará la Tierra.

Intrincada geo-cronografía compuesta por Señores, senderos, antiguos vagones oxidados, líneas férreas, pesares y anhelos. Un Tren que es un Faro y un Faro que señala más allá de Finis Terrae.

Vita o Morte en la lejana Huantajaya. Inmersos en Tiempos espaciados para revivir y presentir lo que se ha olvidado. Geo-cronografía que se trazará en vuestro mapa de viajes.

Sin más deciros, J 25 A.


No hay comentarios: