Sitio señalado para expresar la voz de los Señores Antiguos, cuya sede se encuentra en Arica-Chile.

sábado, 22 de julio de 2017

Apoteosis p. VI

Arica – Chile                                                                                                                                                              10/03/17

Algo, algo anhelo. Algo que disperse y olvide mi honda soledad. Errante, lejano, inmerso en historias inacabadas, presintiendo todo pero abarcando nada.

Una eternidad en la memoria y una levedad en los Tiempos espaciados. Lejano, extraviado, retazo de anhelo, exigiendo un exilio y un olvido. Leve, atrapado, surcando una y otra vez los senderos torcidos, quizá por siempre o tal vez para siempre.

Él nos llevará lejos. Él presiente las otras Tierras y se eleva lejos. Una luz en la inmensa oscuridad. Él nos anhela y presiente. Él traza senderos y momentos en la lejanía, presto a evadir los amaneceres vacíos.

– Anhelo vuestra verdad. Expreso vuestra evasión. Trazo sendas y verdades para evadir y olvidar los Tiempos gastados. Elevaos, y olvidad las amarras que os aprisionan.

Almas rasgadas esperan, silentes o airadas, evadir los límites vedados. Persiguen anhelos extraviados y travesías inviables. Permanecen atadas a sus vicios y errores, esperando que surja una luz en la inmensa oscuridad. Mas anhelan ilusorias formas que el amanecer disipa.

– Mi misión no es salvaros mas bien guiaros a vuestra propia verdad. No trazo sendas a otra Tierra o Tiempo. Mi verdad se limita a explicaros lo venidero para que vuestra soledad y arraigo se disipen. Nada más y nada menos.

Almas que insisten, que anhelan vuestra ayuda para evadir las Tierras y Tiempos espaciados. Almas extraviadas, inmersas en una honda tristeza, estremecidas, mezquinas, que solamente anhelan la evasión. Anhelan y anhelan que alguien las libere de su trágica existencia. Influyen en algunas decisiones, tuercen algunos senderos, susurran en la oscuridad más extensa. Egoístas, aterradas de la vida, extraviadas en su muerte, reviviendo una y otra vez sus extravíos y errores.

Almas que seguirán extraviadas si el egoísmo las mueve. Atadas a Tiempos y Tierras espaciadas hasta que la verdad las extinga.

Veo un vasto mar de Almas. Tan extenso que la levedad es verdad torcida. Anhelan, esperan, envidian, trazan travesías y pervierten senderos. Extraviadas, esperando Tiempos y momentos señalados para evadir la presente realidad.

Vuestra misión se expresa entre Ilo e Iquique. Surcaréis Tierras y Tiempos para evidenciar verdades y sendas. De Ilo hasta Iquique y de Iquique hasta Ilo, la verdad se enmarca para que Otros no anhelen vuestro sendero. Si dejáis los límites mencionados, los Otros podrían acceder a vuestra Alma Grupal. Trama que se explica ahora y ayer, mas inmersa en otros Porvenires.

Seguid, y preparaos porque muchas travesías se avecinan, mas también mucho se olvidará. Seguid, y no hay más.

Sin más deciros, J 25 A.


No hay comentarios: