Sitio señalado para expresar la voz de los Señores Antiguos, cuya sede se encuentra en Arica-Chile.

lunes, 13 de febrero de 2017

Más Allá de las Tierras p. VII

Arica – Chile                                                                                                                                                              24/08/14

No existe travesía perpetua ni verdad permanente. Todo se vuelve otro si la situación lo requiere.

Existen hombres que anhelan la Verdad extensa. Surcan otras Tierras y otras Coexistencias. Buscan algo que los aleje de la mediocridad. Trazan senderos siguiendo anhelos y sueños prestados. Mas se olvidan y la travesía los extravía por un tiempo finito o infinito. El hombre sincero es el único que tiene el privilegio o la desgracia de surcar las otras Tierras.

Se pierden en travesías sin ningún sentido, buscan sendas tortuosas y olvidadas, anhelan verdades que no comprenden. Señores de Ningún Lugar, náufragos en su propia miseria, arquitectos sin anhelos y valientes en rebeldía.

Trazan y trazan senderos, exhalan anhelos y regresos, se resguardan en dogmas caducos, limitan su vida, explican y complican sus travesías, se extienden en el sinsentido, impulsan a otros al extravío y modifican una verdad.

Anhelan un venidero Ciclo, una venidera Verdad y una venidera Tierra. Sí, también anhelan el venidero 21:1. Mas sus ambiciones gravitan más que sus ideales, y corrompen sus afanes y denigran su Servicio. Anhelan algo sin saber por qué. Erigen un Nueva Era basada en el engaño y la desinformación. Tristes Servidores que surcan estas y otras tierras en pos de un anhelo ya rancio.

Algunos en su tristeza, inventan travesías sin tregua y marchan muy lejos. Tienen voz y convocatoria, llevando a muchos al extravío. Y generan sectas, dogmas y grupos para satisfacer su ego, para expandir su tristeza, para darle sentido a su vida.

A sabiendas mienten y manipulan la verdad. Piensan y se convencen que las mentiras son viables si la causa es justa, si el Servicio lo requiere.

Mas en la soledad, en noches gastadas, surcan los mares de la desesperación y naufragan en su locura.

La mayoría de los Servidores siguen a uno u otro Extraviado. El sendero se vuelve otro, si la misión difiere. Existen tantas misiones y tantos senderos. Mas solamente prevalece lo que se gesta en el Alma de la Tierra. Un Servidor es voz y sombra de la Tierra. Ella lo convoca y expresa.

En el sendero del Servicio no hay anhelos personalistas, egos arraigados, historias individuales ni Salvadores populares. No existe el apego ni menos el monopolio de la Verdad. Sólo se refleja el Alma de la Tierra. Servidores, no salváis a la Tierra, más bien ella os salva.

Aquí no se explica la totalidad del asunto, más bien lo que la Tierra anhela. Ella limita, traza y expresa sus anhelos. Ella señala a los Servidores. Ella determina qué sendero se traza o se olvida.

Un Servidor se explaya en el Silencio, en el anonimato, tras un velo y lejano al gentío. Un Servidor ni siquiera se hace llamar «Servidor». Sencillamente, es lo que es, nada más ni nada menos.

Si alguien os llama Servidor, responded simplemente: «Soy quien soy y seré, nada más ni nada menos.»

Un Triste Servidor solamente sirve a su ego, mas no a su alma o Sentencia. No expresa el Alma y Anhelo de la Tierra. Surca su verdad y naufraga en sus extravíos.

Si modificara su travesía, otro sería el sendero y la Tierra lo recordaría. Sin embargo, cada anhelo tiene su tiempo y cada ego, su desprecio.

Analizad los mensajes antes que iniciéis la travesía. Una verdad se expresa, un factor se determina y algo que ha estado en la penumbra regresa.

Surgirán situaciones complicadas y algunos enemigos. La tensión será evidente, quizá no exista un puerto seguro. Mas no olvidad que lejos anhelamos y que muy lejos existe el Alma que expresa esta Tierra.

Seguid y seguid porque la travesía os mantiene vivos y enlazados al Todo. No hay más pero hay menos que antes.

Sin más deciros, J 25 A.


No hay comentarios: