Sitio señalado para expresar la voz de los Señores Antiguos, cuya sede se encuentra en Arica-Chile.

domingo, 12 de febrero de 2017

Más Allá de las Tierras p. VI

Arica – Chile                                                                                                                                                              06/07/14

El ayer se olvida en el ayer, lo venidero se vuelve ayer si se anhela y el ahora sólo se evade en el quizá.

Anhelo otra verdad, trazo otro sendero, surco un tiempo que se ha olvidado, para corregir lo que se tuerce y lamenta.

Resignado a surcar una y otra vez lo que ha pasado, para evitar que los senderos se tuerzan, para que el próximo 21:1 no sea tan lastimero.

Me sumerjo en historias gastadas, ajados anaqueles, manuscritos sin Tiempo, avenidas sin salida, para evidenciar un sendero, una voz y una verdad.

Es una trama extensa. Los eventos son prioritarios. Se silencia un reflejo y el mar yace inmóvil.

Un Tiempo que es inverso, que en mí se explaya, que trasciende los amaneceres espaciados. Soy un valor solitario, un anhelo que aguarda, quizá un comentario en un viejo libro, una voz gastada en un gramófono, tal vez un trabajo no terminado, un silencio o una huida. Soy todo lo que me haga recordar, trazar un ayer y volver a mi vida y Tiempo.

La hora mengua, las manecillas se invierten, un valor se extiende hasta el infinito. ¿Quién soy? Soy el que traza la travesía. El que redacta una leyenda. El que teje y desteje muchas verdades e historias.

Me expreso y me vuelvo sombra. Me extiendo y mi alma mengua. Mi voz se quiebra y me invade la ausencia. Me vuelvo otro. Mi alma se vuelve otra. Mi verdad se vuelve otra. Mi vida y mis anhelos se reflejan en otros u otros.

Tal vez surque un extenso mar que muere en Malasia. Quizá recorra una mísera aldea antes que la olviden. Tal vez viaje a Tierra Santa en pos de un anhelo. Quizá me extravíe en una seca Tierra que queda más allá de los Tiempos.

Soy quien soy y no más ni menos. Me vuelvo todos y ninguno para subsanar lo erróneo. Soy alma de un mercenario. Soy alma y voz de un misionero. Soy alma, voz y Sentencia de un Servidor. Sea quien sea, me verdad se plasma en el aquí y en el Ahora.

Vuestra travesía se gestará en el ayer para preservar lo venidero. Surcaréis otros Tiempos para volveros más verdaderos. Trazaréis axis y Tiempos en lejanas Tierras. Seréis otros Señores y otros anhelos. Vuestra alma se volverá otra alma. Un alma antigua y extraviada. Alma que todavía no se forja. Alma que vaga por Tierras y Tiempos gastados. Otra alma seréis para evidenciar un valor. Seréis fulgor que se olvida, transcurre o se expresa en un Tiempo particular. Así se ha designado, y así se expresa. El ayer se vuelve ahora y más, el ahora se vuelve ayer y más. Sois los que se olvidaron y seréis los que se recordarán.

Un valor se expone, una verdad limitamos, otros Señores ejercerán su influencia. Emprenderéis otras travesías, senderos y Utopías. Volverán los Otros y algo más.

La Visión os verá y se insertará en vuestra Alma. La Visión trazará otro Sendero. Seréis la Visión del que Vigila lejos. El servomecanismo se explaya, el axis se determina y un Servidor se vuelve Eternauta.

Allá, lejos y muy lejos, un servomecanismo, un valor antiguo y un Señor Recóndito aguardan, para enfatizar vuestro sendero. Lejos un Señor se revelará y las Tierras y Tiempos otros serán.

Pisagua reconcilia lo que se olvidó. Pisagua evidencia una voz y un Tiempo. Algo se recuerda y mucho se olvida, y si se olvida jamás existió.

Se resetea un alma, una verdad se oculta y un sendero aguarda en la lejanía. Algo se extravía adrede para alejar a aquellos que no son vosotros.

Sin más deciros, J 25 A.


No hay comentarios: