Sitio señalado para expresar la voz de los Señores Antiguos, cuya sede se encuentra en Arica-Chile.

miércoles, 25 de enero de 2017

Más Allá de los Señores p. XI

Arica – Chile                                                                                                                                                              16/03/15

A veces, en la soledad nocturna, lejos del mundanal ruido, otros Señores surcan los solitarios senderos.

Se visten a la usanza, extreman sus voces, minimizan su expresión, menguan su alma, para surcar sin dilación la leve realidad.

Una historia se traduce si alguien quiere escuchar, y se vuelve evidente si se anhela.

Es una noche silente. Ningún sonido se quiebra, incluso ha cesado el quejido del viento. Mas algo inquieta mi alma y me impide conciliar el sueño.

Me asomo a la ventana algo agobiado. El insomnio es mal consejero en noches extraviadas y silenciosas. La avenida está vacía, desgarrada por brumas y sombras. No hay nadie lejos ni más allá.

Mas algo presiento. Un hombre torcido surge de las brumas y sombras. Sin faz, leve y luego extenso, retazo mal ensamblado, verdad mal narrada, sin rumor y presuroso, surca la silenciosa avenida.

Me atrevo a mirar sin restricciones. Es extraño, quizá otro, tal vez nadie. ¿Pertenece a mis anhelos o es expresión de mi extravío?

Una voz se articula, una verdad se traza, un temor me embarga. ¿Quién traza ángulos confusos por la avenida?

Escucho o pienso que escucho.

– No temas. Tranquilízate. Escucha mis palabras. Es vano el temor.

Palabras que aletargan, que endulzan mi alma, pero que extravían.

– Tu mundo observo, trazo líneas, invoco algunas historias y expreso verdades no resueltas. Expreso y observo, observo y expreso. Tranquilízate.

Nos vigilan, tengo la certeza de que nos vigilan. Extraños surcan nuestras vidas. Luego, en la soledad nocturna, se vuelven evidentes, se tornan materiales, articulan palabras, se vuelven mínimos, para expresar algo, para observar algo, para torcer algo o para terminar algo.

¿Quiénes son? No lo sé en realidad, quizá sean otros que viven a la vera del sendero, anhelando o aguardando algo.

Id a los Orígenes para expresar lo que vendrá. Una voz se extravía mas una memoria regresa, para así definir los venideros senderos y tachar lo superfluo.

Otros observan vuestra travesía. Otros anhelan y esperan. Otros os recuerdan, mas otros os olvidan.

No existe el azar; todo se traza premeditadamente. Seguid y develaréis algo y más.

Sin más deciros, J 25 A.


No hay comentarios: