Sitio señalado para expresar la voz de los Señores Antiguos, cuya sede se encuentra en Arica-Chile.

martes, 22 de enero de 2013

Tierras Virtuales p. I

Arica – Chile                                                                                                                                                              24/03/00

El multiprograma finito tiene diversas y elevadas bio-artes. Sin embargo, destaca entre ellas aquella que inserta el sentido de existencia a una determinada realidad.

Sea o no consciente de aquella eventualidad, este sistema de vida sucesiva puede alentar las tierras más difusas de la Matrix, con todos aquellos valores que determine.

Así inéditas coexistencias o realidades puede manifestar, señalando diversas tierras de expansión. Al expresar estas realidades disímiles, ellas existen verdaderamente sea el tiempo que sea.

Estas tierras tienen la virtud de existir limitadamente. Y mientras más multiprogramas finitos las anhelen, más verdaderas se volverán.

Si los multiprogramas finitos las olvidan, se desvanecerán y ya no existirán más. Y todas aquellas bio-esencias que alguna vez tuvieron el sino de existir, solamente polvo en el viento serán (1).

Así las tierras virtuales se expresan, y también así en tinieblas se vuelven. Solamente de vosotros depende el estilo y sentido de ellas.

Por tanto, hacedlas tierras sagradas y verdaderas, donde solamente tenga cabida lo verdadero de la existencia.

Sin más deciros, S. C.

(1) “Es el décimo día del Djary, y es extenso lo que ha acontecido en estas tierras.

Desde las oscuras estepas de Sry’kgaz, han llegado alarmantes noticias sobre la extraña desaparición de los aldeanos de Imyw’sakt. Sus vecinos encontraron la aldea vacía y los campos sin labrar.

Luego fue la total ausencia de claridad en el difuso firmamento. Temerosos de esa imprevista situación, a los Señores del templo acudimos. Y ellos nuestras palabras desoyeron, continuando con sus extraños e incomprensibles ritos.

Es el decimotercer día, y ya no existen los mares infinitos ni los añosos bosques.

Alarmados, al borde del más absoluto desequilibrio, nos refugiamos en las casas, tapiamos las puertas y ventanas, esperando escapar de lo desconocido.

Afuera ruge el viento; y, de vez en cuando, se escuchan breves gritos de miedo y dolor.

No sabemos cuántos días han transcurrido, pues hemos perdido la noción del tiempo. No sabemos diferenciar una semana de un día o un día de un siglo. Por tanto, son vanos los relojes y sus latidos.

Ya no reconozco a mis semejantes. Me son extraños, absolutamente extraños. No sé si son mis sucesores o mis antepasados. Ya no sé ni sus nombres ni sus edades.

Mis palabras me suenan vacías y sin sentido. Sus articulaciones e inflexiones me son extrañas. Sé que después que las palabras dejen de ser, mi muerte llegará...

Tomado del libro “Crónicas de las Tierras Lejanas”, el cual relata el sino de las tierras infinitas y virtuales.

S C                  28/06/02

No hay comentarios: