Sitio señalado para expresar la voz de los Señores Antiguos, cuya sede se encuentra en Arica-Chile.

sábado, 7 de agosto de 2010

Finis Terrae p. IX

Arica – Chile                                                                                                                                                              18/10/09

Voces de ciclos venideros susurran extensas y extrañas letanías allá en la lejana Tarata.

Krabat escucha la Voz, y en su búsqueda va. Krabat no tiene nada, y la Voz le ofrece todo.

Y surca senderos oscuros, bosques sombríos y pueblos difusos, en búsqueda de aquella voz que tanto anhela. Sin embargo, aquella voz no encuentra.

Krabat llora sin consuelo, y sus lágrimas semejan fulgores diminutos. Krabat se siente desolado y sin un afán verdadero.

Y graznidos escucha a lo lejos: un llamado a Krabat desde donde concluyen todas las tierras y se cruzan todos los senderos.

Y sigue aquellas sombrías letanías, extraviándose en el extravío, y olvidándose de lo que una vez fue.

Lejos, pero no tan lejos, el molino se encuentra. De aspecto lúgubre, de sombra extensa y de madera torcida y astillada es aquel viejo y extraño molino.

Krabat sabe que al final de su búsqueda ha llegado, sabe que en aquel viejo molino aguarda quien siempre lo ha anhelado.

Y lo recibe con los brazos abiertos, y le dice, con voz áspera y fría:

— Te he esperado desde antes que esta limitada y árida tierra surcaras. ¿Aceptas ser mi discípulo, Krabat?

Krabat asiente. Krabat se alegra de que alguien verdaderamente lo necesite.

— Dejarás atrás tu vida y tus creencias. Me servirás y yo seré tu consuelo. Seré tu padre, tu hermano y amigo. Solamente yo seré tu sendero y tu destino.

Krabat asiente. Krabat se alegra de que alguien verdaderamente lo necesite.

Y Krabat su discípulo se volvió. Y bio-artes sombrías y senderos extraños aprendió.

Se volvió frío y estéril. Se volvió oscuro y desolado. Se volvió viejo y extenso. Krabat ya no era Krabat…

Sin embargo, alguien Sin Nombre a Krabat salvó. Alguien que le enseñó la bio-arte más excelsa que existe en esta difusa y limitada tierra.

De diversas y arcanas maneras a aquella bio-arte han llamado. Sin embargo, ninguna letra, frase, oración y párrafo la contiene. Solamente es y así la llamamos: es lo que es. Es la verdadera esencia de la vida y de todas las tierras.

Y Krabat volvió a ser Krabat. Y vientos extensos y graznidos sombríos y voces desgarradas, el viejo y extenso molino destrozaron.

Y Krabat y la Sin Nombre otro sendero surcaron, olvidando lo que nunca debió haber sido…

Voces de ciclos venideros susurran extensas y extrañas letanías allá en la lejana Tarata.

Y los Krabat de hoy surcan senderos difusos en búsqueda de aquellos sombríos graznidos.

Si los Krabat de hoy se vuelven difusos y sombríos, no existirá vida en las venideras tierras. Y Finis Terrae sólo será leve leyenda que se relate allá en los mares australes.

Algunos Krabat ya salvasteis aquella noche donde no hubo tiempo definido. Sin embargo, quedan muchos más donde se extiende la Tercera Alma.

Y queda más por agregar antes que se olvide Finis Terrae.

Sin más deciros, J 25 A.

No hay comentarios: