Sitio señalado para expresar la voz de los Señores Antiguos, cuya sede se encuentra en Arica-Chile.

sábado, 7 de agosto de 2010

Crossover p. VII

Arica – Chile                                                                                                                                                              05/07/09

Una lágrima se abisma en el mar infinito, un susurro se escucha a lo lejos, el viento del desierto vidas esfuma y la eras se suceden una tras otra.

Y los Cronósticos lo venidero anhelan. Saben qué eventos vendrán, pues son uno con el Tiempo. Saben que las tierras se esfumarán en eras venideras, para expandir los límites difusos de la matrix.

Leen el por-venir de manera arcana. Presienten lo venidero, así como vosotros vuestro aliento sentís. Esa es su esencia desde antes que existiera el Tiempo.

Son los que escriben en el Libro Infinito los eventos que se expondrán. Son las sombras verdaderas de los Señores del Tiempo. Se llaman Cronósticos pues el tiempo es su sabiduría.

Sin embargo, ellos no pueden revelar lo venidero. Su voz se extravió en los diversos devenires y su vista se volvió oscura y triste. Sólo trazar leves señales en tiempos dispersos se le ha concedido.

Y sus lágrimas se abisman en el mar de los devenires, expresando sucesos extraños y lejanos. Eventos que son valores de expansión sistémica y trazos de venideras leyendas.

A ellos evocasteis cuando los axis de los devenires anhelasteis. A través de vosotros vieron las tierras difusas y dispersas. A través de vosotros su voz retornó, expresando letanías extrañas. A través de vosotros trazaron líneas eternas y el tiempo alteraron.

Y su voz se escuchó en todas las tierras y en todos los tiempos. Vibración que alteró los ayeres, los presentes y los mañanas. Lágrima que perturbó el infinito mar de los devenires.

Y las tierras cambiaron, y los tiempos fueron otros, y los sucesos sistémicos se alteraron. Así fue necesario para auxiliar vuestro ayer y vuestras vidas expresar.

Aún en vosotros están para venideros eventos expresar. Leves, ocultos, silentes, sombras de libélulas, tras vosotros estarán hasta que los tiempos se vuelvan a entrelazar.

San Lorenzo de Tarapacá os anhela. Ya las tierras se extienden y las almas de su olvido regresan. Y a la antigua casa regresareis cuando las sombras sean difusas y el día olvidado.

No olvidéis que todo se enlaza de extraña manera. Por tanto, los escritos anhelad para que las tierras sean verdaderas.

Sin más deciros, J 25 A.


No hay comentarios: